Visitas al blog:

lunes, 13 de junio de 2016

Con los pies en el continente.

Hola navegantes.

Como estaba previsto, hoy hemos salido de la isla de Elba con destino al continente. Pero nos daba pena dejar la isla y hemos estado perdiendo el tiempo por sus calles como si algo nos retuviera. Entre otras cosas hemos entrado a una iglesia que no habíamos visto y nos sorprendió una imagen del Niño Jesús a la que encontrábamos algo raro. Hasta que nos dimos cuenta que no era el niño Jesús sino una imagen de la Virgen de recién nacida, que se venera en esa iglesia. ¡qué cosas más raras vemos!. Recuerdo que en otra iglesia, ya no me acuerdo dónde pero en la navegación a Bretaña del año pasado, vimos en otra iglesia un Jesucristo calvo. Eso sí que chocaba.

El pronóstico era de una brisa bronquítica de fuerza 1 o 2 del oeste al suroeste y estábamos resignados a un día de motor. Pero es sorprendente lo poco que aciertan los pronósticos aquí, en el Mediterráneo. Al final fue del Norte rolando a lo largo del día al noroeste, lo que nos permitió llegar a San Vincenzo de un solo bordo en una ceñida abierta, 21 millas en unas 7 horas. Y todo ello con el timón automático trabajando por nosotros, y Ana y yo leyendo  tranquilamente mientras buscábamos cómo hacernos con una sombra. Porque ha hecho sol de justicia, como los que pintan los niños.

A primera hora de la tarde vimos venir a una semírrígida hacia nosotros a toda velocidad. Era la Guardia Costera italiana con tres uniformados a bordo. Se plantó a babor nuestro y allí estuvo unos minutos haciendo unas comprobaciones. Nos pareció que tomaban nota nuestra matrícula y que consultaban algo en su ordenador. No nos dirigieron palabra ni nos llamaron por la radio. Igual que habían venido ser marcharon, vaya mosqueo!.

En la marina nos han dado el pronóstico para mañana en forma de mapa sinóptico y os lo reproduzco para que entendáis lo que os decía ayer de cómo Córcega frena los vientos del oeste, y en el mar Tirreno soplan siempre 2 grados de Beaufort menos que en la costa oeste de Córcega. Veis que al oeste de Córcega dan fuerza 7, en Capraia sólo 4 y a sotavento de la isla fuerza 2. Navegando allí se tiene siempre al oeste la mole montañosa de Córcega y se entiende enseguida que desvente todo el mar Tirreno.

Mañana seguiremos hacia el norte sin prisa. Hemos preguntado los detalles de las visitas guiadas a Gorgona y esta semana sólo van el sábado 18 y el domingo 19, que Ana ya no estará conmigo. Quedará para otra ocasión y pensaré en el proverbio chino que dice que hay dos cosas terribles un hombre: no haber realizado sus sueños o haberlos realizado todos. Porque en el último caso ya vives sin ilusión. A cambio haremos alguna excursión en tren a alguna ciudad del interior.

Hasta mañana navegantes.

3 comentarios:

Angel Aledo dijo...

Feliz regreso, navegantes!

corto_maltes dijo...

Gracias Ángel. En realidad es más que un regreso. Vamos a navegar por el río Ródano y las lagunas y canales interiores del sur Francia, pegadas a la costa, que no conocemos. O sea que seguiremos descubriendo sitios nuevos. Un abrazo.

corto_maltes dijo...

Gracias Ángel. En realidad es más que un regreso. Vamos a navegar por el río Ródano y las lagunas y canales interiores del sur Francia, pegadas a la costa, que no conocemos. O sea que seguiremos descubriendo sitios nuevos. Un abrazo.