Visitas al blog:

lunes, 23 de mayo de 2016

Ya estamos en Italia.

Hola navegantes.

Está mañana salimos de Mónaco a las 9.45, un poco tarde para nuestras costumbres porque tuvimos que hacer la compra. El pronóstico no era preocupante y pensábamos hacer una etapa larga. Pero nada más salir había un oeste de fuerza 5 con olas de 2 metros que nos aconsejó izar sólo el génova, y con esa vela íbamos a 6 nudos, con puntas de hasta 9.6 cuando cogíamos una ola en surf.

A media mañana empezaron a emitir los de Crossmed un boletín meteorológico especial cada 15 minutos anunciando vientos de fuerza 8 a mitad del día. Tuvimos un dejà vu porque es lo mismo que nos pasó hace una semana, pero no quisimos arriesgarnos y acortamos la etapa quedándonos en San Remo. Por otra parte nos apetecía conocer esta ciudad italiana.

A las 11.58 un velero emitió por la radio un mayday pidiendo ayuda por una vía de agua. Enseguida contestaron de Crossmed y después de establecer su posición, las personas a bordo y el tipo de emergencia, le pidieron por dos veces que confirmara que solicitaba ayuda. Y después también por dos veces le dijeron el servicio era de pago, que si se daba por enterado y a pesar eso seguía solicitando la ayuda. ¡en qué mundo vivimos!.

La entrada a San Remo fue curiosa porque justo antes de llegar el viento roló 180 grados (empezó a soplar del este) y un poco después cayó una granizada. ¡vaya meteorología para mayo!. Era nuestro primer puerto italiano y todo nos resultaba nuevo. Aunque nos habían dicho que las marinas eran más baratas que en Francia ha sido todo lo contrario, 27 euros en un pueblito en vez de 11 ayer en Mónaco. A lo mejor a partir de mañana empezamos a quedarnos en el muelle en lugar de en la marina, ya os contaremos.

Visitamos el pueblo, que tiene fundamentalmente un casino y un santuario en lo alto de una montaña (110 metros de desnivel que nos hicimos con las minibicis) desde donde se ve todo el pueblo y abajo el puerto. El santuario tiene unas esculturas impresionantes rodeando el altar, pero me sorprendió que de las 12, dos eran de una mujer que había cortado la cabeza a un tío. ¡qué bestias las italianas!.

El pronóstico meteorológico aquí en Italia es muy gracioso, parece un bingo. Han numerado las zonas de navegación, la dirección y fuerza del viento, la altura de las olas y la visibilidad, y de cada zona emiten el pronóstico para 4 franjas horarias. La chica empieza a cantar números y números sin parar, y lo mejor es copiarlos sin rechistar y luego sentarte a pensar lo que ha dicho. Tengo que hacerme una planilla para copiarlo sin problemas y luego analizarlo.

En San Remo hemos instalado la bandera de cortesía italiana, que decorará el Corto Maltés los próximos meses. A ver si nos trae buenos augurios.

Hasta mañana navegantes.