Visitas:

domingo, 15 de mayo de 2016

Qué curioso el mistral.

Hola navegantes.
Para los del Norte un temporal es sinónimo de un cielo negro cubierto de nubarrones y lluvia a espuertas. Pues aquí el mistral pueden estar soplando con fuerza 8 en el mar, y en tierra la gente en camiseta y tirantes bajo un sol espléndido. Ya puestos, prefiero este temporal seco donde por lo menos te evitas el mal rato de tener todo el barco condensando humedad, resbaladizo y pasando frío. Pero hay que reconocer que asusta su fuerza, y sobre todo cómo puede cambiar de intensidad en pocas horas. La primera foto deja ver el mar lleno de olas y rompientes bajo un cielo azul, y nosotros viéndolo desde tierra en manga corta.
Hoy se ha incorporado Nacho a la tripulación a media mañana. Con ese mistral no íbamos a salir en ningún caso y hemos dedicado el día a recorrer Marsella. Hemos subido a Notre Dame, casi 150 metros de desnivel con las minibicis, y desde allí hemos contemplado las vistas de toda la ciudad y las islas que iremos a conocer mañana. El interior de la Basílica tenía colgados del techo exvotos con maquetas de barcos, seguramente de personas que consideran que la Virgen les salvo de un naufragio. Recorrimos algunos parques de la ciudad y tras la cena planificamos un poco nuestras siguientes etapas.
Por lo pronto mañana, que seguirá soplando el mistral aunque más flojo, haremos una etapa corta, sólo hasta las islas situadas en el Golfo donde se ubica Marsella. Seguramente dormiremos en ellas y las exploraremos con las bicis. A partir del martes seguirá soplando del oeste pero ya sin la fuerza de estos días y eso nos facilitará mucho nuestra progresión hacia el Este.
Cambiando de tema, hoy se ha publicado en el suplemento dominical de muchos periódicos de España un artículo sobre nuestra actividad de vela solidaria Carpe Diem centrado en el punto de vista de los niños. Podéis leerlo en:


Hasta mañana navegantes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si una fotografía define mejor que nada, esa que incluyes del puerto llano y la mar horriblemente agitada, es todo un ejemplo. No me extraña que no os decidierais a salir.... como para volcar a la primera de cambio. Que mañana se inicie la travesía con buen pie... o mejor dicho con buena mar.

Abrazos

Higinio

Anónimo dijo...

Aun a riesgo de resultar pesado, no resisto las ganas de comenar la emoción que he sentido con la lectura del magnífico articulo publicado en Las Provincias. Es fantástico y a pesar de su longitud, se hace casi corto. Quizá sirva para que alguien se decida a "copiar" tan preciosa iniciativa. Mi mas cálida enhorabuena Alvaro.

Otro abrazo