Visitas:

martes, 29 de marzo de 2016

Tonterías que te hacen más cómoda la vida a bordo.

La vida en un barco de 6 metros es muy espartana, qué duda cabe. Por eso pequeños detalles te la facilitan mucho. El año pasado en Bretaña, que nos chupamos tantos diluvios, era incomodísimo cada vez que entrábamos con los trajes de agua mojados y no había dónde tenderlos a secar. Además dejaban el suelo mojado, y por lo tanto resbaladizo, lo que lo hacia peligroso al escorar. Hemos atornillado unas perchas en el pañol del baño para ponerlos allí a escurrir. Son los tiradores reciclados de un armario que cambiamos en casa, pero hacen su función perfectamente. El agua que gotee se drenará a la sentina, aunque a lo mejor también le ponemos un plástico en el suelo, porque es de moqueta y aunque termine drenando la moqueta se empapa:


Como cada vez vamos necesitando todos más gafas, el gafero se había quedado pequeño y hemos puesto otro en la repisa de babor, la zona de "los invitados". Además como está hecho con el regalito de los grumetillos de 2011, nos acordaremos de ellos en las navegaciones:


Había comprobado que el compás de marcaciones, que habitualmente guardo en la mesa de cartas, se desviaba hasta 45º por la cercanía de objetos metálicos que también se guardan allí (las llaves, la navaja, la linterna, etc).  Aunque al usarlo lo alejas de todos esos objetos y marca bien, me preocupaba que de estar allí, sometido a ese desvío todos los días del año, se terminase afectando su buen funcionamiento. Por eso le he adaptado un estuchito colgado bien lejos de toda esa chamarilería, cerca del techo de la cabina:

 Finalmente, voy a aprovechar los tensores que refuerzan los obenques por dentro para poner unas bolsitas que sirvan de vaciabolsillos para todas las cosas pequeñas, que si no tienen un sitio fijo donde guardarlas se acaban perdiendo (MP3, pendrive, cargadores varios, llaves, monedas, etc):



Por otra parte mi amigo Daniel, que me acompañará en la navegación de vuelta, me ha mandado este reportaje sobre Sète, que está de fiesta estos días. Aunque para nosotros es mejor ir sin festejos, para que no haya problema para encontrar sitio de amarre:

http://www.nauticayyates.com/escale-a-sete-la-fiesta-de-las-tradiciones-marineras/

2 comentarios:

Higinio Soler dijo...

Querido Alvaro:

Estoy convencido que yo no he cogido "honda" en eso de las "dibufirmas", porque tengo claro que deben tener una interpretación o sentido que no conozco en absoluto. ¿Donde puedo obtener esa información?

Abrazos

Higinio

corto_maltes dijo...

No la hay, Higinio. Es una tontería de mi propia cosecha. Todo consiste en retorcer las letras y las palabras para que adquieran la forma de un dibujo. De más fácil a más difícil: "dibufirma" es tu nombre o el del barco con forma de barquito, "dibucarta" si el texto es una carta y "dibupoema" si el texto es un poema. Este último es dificilísimo, porque cuando ya tienes el poema con su rima, su métrica y su ritmo, al ir a amoldarlo a un dibujo puede ocurrir que las letras no encajen en el dibujo que has elegido y tengas que rehacer el todo o una parte para que cuadre, con lo que el trabajo se eterniza.

Te adelanto que los niños los entienden mejor, porque aún no tienen la malicia de los adultos que "leemos" por delante del texto, viendo las palabras en su conjunto y no letra a letra.

Un saludo