Visitas al blog:

lunes, 5 de octubre de 2015

Ay, ay, ay...


Otro que se despistó en una navegación nocturna. Tuvo suerte en varar sobre arena y sólo se le ha roto el timón de estribor.