Visitas al blog:

viernes, 7 de agosto de 2015

Bricolaje en Les Sables y buscando el espíritu de la vela.

Hola navegantes.

Hoy nos hemos quedado en Les Sables para arreglar el compás de navegación, conocer la ciudad y descansar un poco de las prisas de los últimos días.

Por la mañana tuve la suerte de encontrar en una tienda de la misma marina lo que necesitaba para reparar el compás. A media mañana estaba el tema resuelto. Después he intentado encontrar en les Sables el espíritu perdido de la vela de descubrimiento y aventura y no lo he encontrado.

Lo que si he visto son muchas curiosidades que compartiré con vosotros. En primer lugar la Calle del Infierno, la más estrecha del mundo, recogida en el libro Guiness. No cabía ni la bici.

Después el barrio Île Penotte, que tiene las casas decoradas con figuras hechas con conchas. También la plaza de Santa Ana, con las fachadas de las casas decoradas con imágenes de lo que era la plaza hace unos años. Y cómo no, el espigón de salida del puerto, que cada 4 años ve salir a los valientes que van a dar la vuelta al mundo solos en un velero sin tocar tierra. Y la última curiosidad, esta graciosa adaptación del 4L para vender helados. Como le faltaba altura para estar de pie le han hecho la adaptación de los Picapiedra: un agujero en el suelo. Le pregunté a la chica qué hacia cuando llueve y su respuesta fue de Perogruyo: no sacar el 4L porque cuando llueve no se comen helados.

Mañana intentaremos bajar hasta La Rochelle. Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: