Visitas:

viernes, 17 de julio de 2015

Una pausa en La Roche Bernard.

Hola navegantes.

Hoy nos hemos tomado un día de descanso después del trajín de ayer. Estamos en La Roche Bernard, que debe su nombre a la gran roca que domina el puerto y desde donde se controla el río en ambas direcciones, y al vikingo Bern Hart que en el año 1.000 ascendió por el río y se estableció en el promontorio rocoso para controlar el tráfico por el mismo. Luego ser convirtió al cristianismo y sus sucesores se establecieron en este lugar.

En este puerto he encontrado el Sun 2500 con el que la revista Voiles et Voiliers dio la vuelta a Francia y fue motivo de varios reportajes en la revista. Ahora pertenece a la escuela de vela de La Roche Bernard y ha conservado su casco amarillo y el logo de la revista y su nombre.

Dentro de las curiosidades náuticas os enseño de lo que son capaces algunos cuando su prioridad en un barco pequeño es ganar en habitabilidad o creerse que tienen un barco más grande. El de la cuarta foto le ha aumentado tanto la cabina que chocaba con la botavara. ¿Solución?. Ha cortado la botavara por la tercera parte, y ahora la vela debe ser de risa. Si es que navega a vela, debe hacerlo sólo con el génova. ¡Lo que hay que ver!.

Hemos visitado el pueblo por la mañana. Tiene un barrio medieval lleno de artesanos. Fuimos a ver el río desde el puente de la carretera y bajo el que pasaremos mañana. Está a 50 metros sobre el río y desde él se ven también los restos del anterior, que se perdió bombardeado en la segunda guerra mundial. Y el puerto viejo, situado en un entrante del río, ocupado sobre todo por veleros de madera de tradición, que son un espectáculo para la vista, aunque yo ni querría uno para mí ni regalado (tienes que ser un forofo de la lija y el barniz para querer uno de esos).

Y la última foto es para que veáis que cuando navegando decimos que nos vamos a coger "un día de descanso" en realidad no descansamos. Lo dedicamos a todas las tareas domésticas que van quedando pendientes durante las navegaciones. La vela también es esto.

Hasta mañana navegantes.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué sitios tan bonitos! un abrazo