Visitas al blog:

martes, 9 de junio de 2015

En Ondarroa.

Hola navegantes. Hoy salimos de Bermeo a primera hora con rumbo a Ondarroa. La meteorología ha sido otra vez favorable con viento del noroeste que nos ha permitido venir con el spinnaker y la vela mayor casi todo el trayecto. Solamente a la altura del Cabo Ogoño, que vereis una inflexión en el localizador, hubo unos cambios de viento racheado que nos tuvieron tres cuartos de hora probando distintas combinaciones de velas.

Además a mitad de la travesía tuvimos un incidente con un tronco. Sentimos un fuerte golpe en la quilla y después un frenazo cuando el tronco quedó trabado en el timón. Por suerte pudimos liberarlo levantando el timón y destrabándolo con el bichero, porque era como dos o tres esloras del barco. No hubo vía de agua y finalmente no pasó nada salvo un rayón en la pintura.

A primera hora de la tarde entramos en el puerto de Ondarroa. Hace tiempo que teníamos ganas de conocerlo, porque en todas nuestras travesías por la costa de Euskadi solemos pasar de largo intentando llegar a Getaria. Tiene una entrada muy fácil, con los espigones que la protegen muy bien. Es un puerto fundamentalmente pesquero. Nos dirigimos al muelle de los pescadores y cuando estábamos amarrando al muelle nos dijo el guardia de seguridad que allí no se podía quedar un velero, aunque el puerto estaba completamente vacío. Al parecer no esperan a los pesqueros hasta el fin de semana. De todos modos nos dirigió a la zona de la ría donde hay un pantalán en el que pudimos abarloarnos. Para nosotros fue mejor porque la escalera del muelle pesquero estaba llena de chapapote. Además el pantalán ha sido más cómodo para bajar las bicicletas a tierra y hacer la excursión de por la tarde.

En efecto, después de comer hicimos un recorrido en bici por una senda que recorre toda la margen derecha de la ría. En una orilla hay una cucaña de las que se utilizan en las fiestas populares para ver quién consigue llegar a coger una ikurriña que pone en la punta. Hay que decir que la cucaña está untada de grasa. Después la senda abandona el pueblo y sigue transformada en una senda verde por los pueblos de los alrededores. Y al terminar la tarde continuamos por otra senda costera que recorre las dos playas de Ondarroa.

Ahora estamos sentados tranquilamente en la mesa de una cafetería enfrente del puerto, esperando a ver si llueve o no llueve. Para mañana hay una previsión de día nublado y posiblemente lluvioso, con viento suave del nordeste. Si se confirma nos obligará a ir ciñendo y posiblemente en un día desapacible, justo lo contrario de hoy. Ojalá otra vez se equivoque el pronóstico.

Y para terminar os adjunto dos fotos de un velero que inaugura la sección de perlas del pantalán de esta travesía. Como veis en todas partes cuecen habas.

Hasta mañana navegantes.

1 comentario:

Daniel Tribaldos dijo...

Os iba a avisar que parece que en los próximos días viene una borrasca por esa zona, pero veo que ya teneis controlada la meteorología.
Por otro lado veo que esa joya del pantalán, se trata de un Hunter Europa como el mio, que bien me vendría alguna pieza tan difícil de encontrar para estos modelos, snif...