Visitas al blog:

domingo, 14 de junio de 2015

Despidiéndonos de los amigos de Hondarribia.

Hola navegantes.

Hoy es nuestro último día de estancia en Hondarribia y nos hemos despedido de nuestros nuevos amigos. Por la mañana hemos hecho una excursión a pie al faro del cabo Higuer con Fernando, al que ya conocíamos de visitas anteriores. Es un navegante de Hondarribia que con su velero de 5 metros, el Siracusa, recorre habitualmente la costa de Euskadi y el sur de Francia. El camino al faro es todo precioso, hemos pasado por dos calas muy bonitas y las orillas del sendero estaban plagadas de fresas salvajes.

Desde la altura del faro se veía una peculiaridad de la desembocadura del río Bidasoa, que hace de frontera entre España y Francia. Previamente su desembocadura era diferente y cuando de común acuerdo se construyó un espigón en el lado español para modificar ligeramente su desembocadura, este espigón se introdujo en las aguas francesas. El resultado es que actualmente el espigón que se inicia en España termina en Francia y una parte de la playa que está detrás del espigón es francesa. Para dejarlo claro todos los días una patrullera francesa fondea delante de la playa justo en el límite territorial y hace raro ver allí esa patrullera del país vecino en lo que aparentemente es una playa española. Es la motora que veis a la derecha de la ikurriña y por dentro del espigón español.

Posteriormente nos ha invitado a comer Pedro Sánchez, al que acabamos de conocer y que nos ha sorprendido por su generosa hospitalidad. También es un navegante de Hondarribia y está estos días trabajando en la reparación del eje de la hélice de su motor dañada en una  varada. Ayer hubo en Hondarribia un campeonato español de pesca, y después de pesar todas las capturas de los participantes los peces se regalaban. Con este menú sorpresa hemos comido todos en el Club Náutico de maravilla. Gracias por todo Pedro.

Hoy se ha incorporado a la tripulación Alicia, y hemos aprovechado la tarde para que conociera este precioso pueblo y su entorno. Además ha tenido la oportunidad de asistir al mercado medieval que sigue en la zona vieja de Hondarribia.

Mañana empezamos el ascenso de la costa francesa hacia Bretaña. Nuestra intención es llegar al puerto de Capbreton. Sólo se puede entrar en pleamar y con olas de menos de un metro, circunstancias que se darán mañana antes de las cuatro y media de la tarde. Pensamos salir tempranito para llegar holgadamente a esa hora y pasar la noche en Capbreton. Los días siguientes el pronóstico no es muy favorable porque dan vientos del norte para toda la semana. A ver si cambia porque si no tendremos difícil seguir hacia el norte.

Hasta mañana navegantes.

No hay comentarios: