Visitas:

sábado, 28 de febrero de 2015

Dibufirma de Germán.


Dibufirma de Mónica.

Esta es un homenaje a la colega que está dejándose la piel en Valdecilla para ayudar a nuestros grumetillos. Gracias Mónica.


viernes, 27 de febrero de 2015

Dibufirma de Susana.


Perdón, que va de empopada y se nos había olvidado poner el espinaker:


Dibucarta de la prudencia en invierno.


jueves, 26 de febrero de 2015

Dibufirma de Carmen.

Esta es para una amiga que hoy cumple años en medio de una mala racha.


Nombres que esconden un barco.

Pues sí, algunas personas llevan un barco escondido en su nombre, y no lo saben. Sólo hay que saber cómo mirarlo para encontrarlo. Empiezo con los de la familia del grumete Brizuela. Ellos ya saben por qué.







Si tenéis curiosidad por ver el que está escondido en vuestro nombre sólo tenéis que decírmelo en los comentarios, y a lo mejor os ayudo a encontrarlo.

domingo, 22 de febrero de 2015

jueves, 19 de febrero de 2015

¡Qué tiempos aquellos!

Sí, en 2003 cuando empezamos con el grupo de vela del hospital y todo eran dudas sobre si saldría bien y sería posible. Ahora muchos de aquellos grumetillos del primer año, como estos:


son jóvenes adultos abriéndose camino en su vida universitaria o laboral, y han dejado atrás, muy atrás, la enfermedad y los malos ratos. Ahora he recogido en un nuevo libro las anécdotas de estos 12 años, los sitios de la bahía de Santander y los puertos de Cantabria que visitamos con ellos, los detalles de la organización del grupo, unas reflexiones profesionales sobre sus enfermedades, el modo de afrontarlas y cómo ha repercutido la actividad de vela en su desarrollo, y unas apreciaciones personales. Se titula "Carpe Diem. Vela solidaria en Santander" y espero poder presentarlo en  nuestra ciudad en mayo. Espero que os guste, y que consiga difundir esta actividad en otros lugares y que se repita.

martes, 17 de febrero de 2015

Para ir abriendo boca.

Imágenes de algunas de las islitas del Golfo de Morbihan. Como estas hay hasta 40. No las podremos visitar todas pero puedes dejarte derivar con la marea y cuando toques fondo quedarte en la que tengas más cercana, al azar, y ver qué esconde. La mayoría están deshabitadas.






Esta se llama Isla del Ratón,  parece el ratón de un ordenador con su colita y todo, que es un tómbolo de arena pero que no enlaza con la costa, simplemente se pierde en el mar.


Y muchos días dormiremos así, varados en cualquier parte. Los fondos a veces son de basa pero otras veces de arena limpia. ¡Qué bien se duerme con el barco varado!. No hay olas que te despierten ni el temor de que garree... En fin, siempre que no se levante mucho viento durante la noche y luego te complique el reflotamiento. Pero si no fuera por los imprevistos la vela sería hasta aburrida. ¡Qué ganas!.


viernes, 13 de febrero de 2015

sábado, 7 de febrero de 2015

La caracola zurda de Pablo.

Hola navegantes. En nuestras navegaciones hemos ido recogiendo caracolas de distintos lugares y ya tenemos en casa una modesta colección.


Lo que casi nadie sabe es que todas las caracolas del mundo son "dextrógiras", que quiere decir que su concha está enrollada en el sentido de las agujas del reloj. Se identifica el giro mirando la caracola desde arriba, desde su vértice, y viendo que siguiendo hacia la base la espiral sigue el sentido de las agujas del reloj:


o bien mirando su agujero con el vértice de la caracola arriba, y viendo que está situado a la derecha del eje del cono:
 
 
Pues bien, como una auténtica rareza de la naturaleza, algunas caracolas son "levógiras" y están enrolladas en el sentido contrario. Popularmente se las conoce como "caracolas zurdas". Nosotros sólo tenemos una, que encontró Pablo, y la consideramos un auténtico tesoro. Para que no creáis que es una foto trucada con el fotoshop os la enseño al lado de las normales:


La zurda es la grande de la derecha:


No es muy bonita que digamos pero su valor radica en su originalidad. Nadie se explica la razón de esta homogeneidad de las caracolas en todo el mundo, que se produce también en los caracoles de tierra. Si fuera por el efecto del giro de la Tierra sobre las larvas en desarrollo, la consecuencia sería parecida a la fuerza de Coriolis sobre las corrientes del mar o sobre los vientos, que es distinto en el Hemisferio Norte y en Hemisferio Sur. Las caracolas serían dextrógiras en el Hemisferio Norte y Levógiras en el Sur, lo que no ocurre. 

Recidentemente científicos japoneses de una universidad de Tokio han demostrado que la simple manipulación de los embriones el caracol al inicio de su desarrollo con unas pinzas de cristal cambia su configuración genética, y logran que los embriones dextrógiros en origen den lugar a conchas levógiras. Esta simple manipulación mecánica -que no genética- permite hacer la hipótesis de que la tendencia dextrógira es la que se hereda de la especie (el por qué siempre será un misterio) y que algún factor prenatal al incicio del desarrollo de las larvas lo invierte. Sería como una malformación genética en la especie humana, que se llama dextrocardia, que hace que personas por lo demás normales tengan el corazón a la derecha y el hígado a la izquierda (al revés que los demás). La primera vez que vemos una radiografía de una de estas personas siempre pensamos que el radiólogo se ha confundido al revelarla. En la siguiente foto se ve el experimento japonés. La caracola de arriba es la normal (dextrógira) y la de abajo la manipulada (levógira).

  
En la especie humana también ocurren estas curiosidades. Los vasos del cordón umbilical estan enrollados en espiral. Algunas maternidades registran el sentido de giro de la espiral del cordón umbilical en todos los nacimientos desde los años 80, en que se empezó a dar importancia a este detalle, y el 70% de los cordones son dextrógiros. No es un predominio tan absoluto como en la concha de las caracolas pero sí sorprendente. El 88% de los gemelos tienen el cordón con el mismo sentido de giro. ¿La razón?. Misterios de la naturaleza. A ver si alguno de los grumetillos de mayor es biólogo y encuentra la explicación.

miércoles, 4 de febrero de 2015

La ruta prevista.

La idea es ir costeando desde Santander hasta Hondarribia, y desde allí el salto hasta la desembocadura del Garona, con escala intermedia en Arcachon o no según las condiciones de mar en la entrada (ya sabéis que sólo se puede entrar en pleamar, de día y con olas de menos de 2 metros). Luego seguir hacia el Norte conociendo todas las islas de la fachada atlántica de Francia, hasta el Golfo de Morbihan. La derrota de ida y vuelta son unas 800 millas si el rumbo fuera directo, seguramente pasen de 1.000 millas con los inevitables bordos.


En el Golfo de Morbihan hay unas 40 islas; no podremos conocer todas pero sí al menos las más importantes. Por supuesto sólo se pueden explorar con barcos de poco calado y que puedan quedarse varados, porque muchos sitios la bajamar los deja en seco. Además exploraremos los ríos Étel, Pô, Auray, Vilaine y Loire. El Vilaine tiene una única esclusa en su desembocadura, y una vez pasada es navegable unos 50 Km tierra adentro, ya sin el influjo de las mareas que son paradas por la esclusa. Como no hay que desarbolar, si tienes suerte puedes recorrer el río a vela. Nos va a recordar al Guadiana cuando dimos la vuelta a España. Estas navegaciones interiores suponen unas 300 millas más.


Como en el mar hay que ser siempre humilde, este es el proyecto. La realidad nos dirá si era una utopía o no para un barquito de 6 metros.

lunes, 2 de febrero de 2015

Vehículos que saben convivir.

Hola navegantes. Como este verano vamos a intentar ir al Golfo de Morbihan pongo alguna imagen para ir calentando el terreno.  Es parecido a la bahía de Arcachon en el sentido de que hay muy fuertes mareas que generan grandes corrientes y hacen que grandes extensiones se queden en seco en bajamar. El barco queda varado y se mueven alrededor de él los tractores de los ostreicultores. Dentro del Golfo hay muchas islitas, la mayoría deshabitadas, con playitas preciosas. Como siempre lo más difícil es llegar, porque es una zona de navegación muy difícil debido a las corrientes de marea. Además hay algunos ríos navegables, cerrados o no por una esclusa, que recuerdan los paisajes del canal de MIDI. Ya os iremos contando los preparativos.