Visitas:

domingo, 5 de octubre de 2014

Carpe diem: balance de un verano... y de 12 años.

Hola navegantes. En efecto, estamos acabando la actividad de vela con los grumetillos de Valdecilla y es hora de hacer balance. Este verano hemos empezado un mes mas tarde por nuestra navegación a Arcachon en junio. Habitualmente las navegaciones son desde finales de mayo hasta finales de septiembre o primeros de octubre. Como íbamos a perder un  mes, les hemos llevado a navegar todas las semanas (son los sábados) en lugar de cada 15 días, y hemos podido hacer 15 navegaciones. Han participado 25 niños (la más pequeña con 4 años), 31 tripulantes (de los cuales, 15 médicos y una enfermera) y 15 barcos.

Todas se han desarrollado sin incidentes importantes. Nos hemos perdido el desembarco en la Isla de Mouro para estudiar el anidamiento de las gaviotas, porque los polluelos nacen en junio, y el desembarco en los arenales para estudiar su fauna y aprender a mariscar, porque las bajamares de mareas vivas este año han caido todas entre semana, donde es más difícil organizar el grupo. Quedan pendientes para otros años. A cambio hemos repetido 3 veces con la Cruz Roja y dos veces al Río Cubas, a los fuegos artificiales durmiendo a bordo, a aprender a pescar y a hacer arrastre en paipo, en donuts o en el churrito. Y hemos hecho una travesía de dos días, que en este caso fue a Suances incluyendo una navegación fluvial por el río Saja hasta Requejada.

Esta actividad la empezamos en 2003. En estos doce años han participado 92 niños, 81 tripulantes y 40 barcos. Hemos realizado 209 navegaciones. Todos los incidentes médicos que ha habido han sido discretos, siendo el más detacable una punzada de pez escorpión y alguna urticaria por medusas. Lo demás han sido mareos, heriditas, etc. En cuanto a incidentes de navegación, ha habido 2 varadas, 1 vuelco de Zodiac, algún abordaje leve, algún remolque por avería de motor, 1 rotura de timón y 1 de guardamancebos, pertrechos que se han caido al agua y se han perdido y 1 suspensión por galerna. Aunque así resumidos los 12 años parecen muchos incidentes, tened en cuenta que en cada navegación salimos 4-6 barcos, por lo que el número de navegaciones (209) multiplicado por el de barcos hacen que el número de navegaciones-barco se acerca a mil en los 12 años. En mil navegaciones estos incidentes son los esperables.

En estos 12 años nos han abandonado 8 grumetillos y uno de los capitanes, y estas palabras son también un homenaje a esas vidas arrancadas prematuramente. En mi opinión, deben hacernos seguir adelante con las nuestras, que les hemos conocido, de una forma positiva y solidaria que dé sentido a las suyas, la única manera que conozco de que no se hayan perdido en balde. Ellos no tuvieron oportunidad de contribuir directamente a construir un mundo mejor, por lo menos que lo hagan a través de lo que nos inspiran a nosotros.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Un homenaje precioso a una causa que lo vale mucho. Larga vida al Carpe Diem.

Anónimo dijo...

Larga Vida y felicidades Alvaro. Estas son las cosas importantes.

Daniel Tribaldos dijo...

Que labor mas bonita e importante, seguid con ella todo lo que podais, ellos se lo merecen.

alvaro dijo...

Gracias Daniel . Opiniones así nos ayudan a seguir.

Anónimo dijo...

Ana y Alvaro:
Vosotros si que estáis ayudando a que el mundo sea mejor, e inspirándonos a los demás a intentarlo.
Gracias.
Mari Paz