Visitas al blog:

domingo, 27 de abril de 2014

Las bocas de Arcachon.

Así se llaman las entradas angostas a la bahía de Arcachon. Son uno de los tres pasos más peligrosos de Europa, claro está que con mal tiempo. Pero con mal tiempo nadie se arriesga, es más, está prohibido entrar. Aquí las veis desde el aire (la bahía de Arcachón al fondo):


A la derecha en la costa, la famosa Duna de Pilatos. En esta foto la marea está baja y el mar en calma, y se ve perfectamente el canal de entrada, el del Norte, el único que queda viable. En estas condiciones el paso no ofrece dificultad ninguna y es un paraiso de mar y arena:


 El problema es que con viento del Oeste (el predominante en invierno, el mismo que acumula la arena en la Duna) las olas que proceden del Atlántico Norte sin nada que las frene, llegan a romper contra esas lenguas de arena disimulando el canal de entrada y arrastrando a los barcos contra los bajos fondos, donde las olas enseguida los destruyen. Fijaos entonces cómo se pone:


Si te sales del canal balizado os aseguro que el barco se convierte en una tabla de surf hasta que le frene la arena:


 Nuestra intención es contactar con el Faro de Cap Ferret, el de la punta al Oeste de la entrada, antes de salir del último puerto español, y sólo salir si nos garantizan el paso cuando lleguemos, unas 15 ó 20 horas después. Porque además tendremos que navegar de noche, ya que sólo se puede entrar en pleamar. Es preferible calcular todo para presentarse en el paso con la pleamar de la mañana, y si algo sale mal y te retrasas, que te quede sólo esperar a la de la tarde para el intento.

Y luego cruzar los dedos para que no cambie el viento por el camino, porque una vez allí, si no puedes pasar, sólo te queda capear en alta mar hasta que afloje, o volver a España.

Pero bueno, que nadie piense que esto es un intento de locos. En verano lo normal es poder pasar. También en la vuelta a España íbamos muy preocupados con el Cabo Finisterre, el Cabo San Vicente o el Estrecho de Gibraltar, y al final ya sabéis cómo los pasamos.



No hay comentarios: