Visitas al blog:

viernes, 10 de agosto de 2012

El Amazonas en Francia.

Hola chicas y chicos, aquí seguimos pasando esclusas (ya llevamos 154), y descubriendo nuevas formas de pasarlas. Hoy nos han dado una tarjeta magnética con la que ponemos en marcha el mecanismo automático:






En el canal no todo es naturaleza. Ayer fijaos lo que nos encontramos detrás de una curva:


¡Una central nuclear a 200 m. del canal!. Luis incluso se acercó con la bici a ver los reactores. Pero también pasamos por un pueblo llamado Valence d`Agen que tiene montado un escenario cerca de la orilla  para escenificar la historia del canal. Lo hacen todos los años en agosto y participan casi 500 actores. Este es el decorado de cartón piedra que utilizan:





Esta mañana salimos de Agen y pasamos por otro acueducto navegando por encima de un río y de una carretera:




Después de comer llegamos a Buzet-Sur-Baïsse, un pueblo donde una esclusas permiten abandonar el canal y acceder a dos ríos: el Lot y el Baisse. Como ya os dijimos que íbamos bien de tiempo, decidimos hacer una excursión por el rio Baisse, que le llaman el río encantado. Esta excusión sólo puede hacerse con barcos de orza abatible porque el fondo no está tan garantizado como en el canal y puede haber obstáculos imprevistos. Es un río absolutamente frondoso, y los árboles de una orilla en muchos sitios se tocan con los de la otra:


Se parece al Amazonas de los reportajes. Este río hace muchos recodos y entre otras cosas pasa por debajo del acueducto por el que habíamos navegado a primera hora de la mañana, o sea que en el mismo día hemos navegado por encima y por debajo del mismo:


También podéis ver alguna de las señalizaciones de canal: la señal  sobre el arco izquierdo indica que no se puede pasar, y el rombo amarillo sobre el arco derecho indica el paso obligatorio en ambas direcciones.

Las esclusas en el río tienen alguna peculiaridad. Vas navegando tranquilamente y de repente te encuentras un salto de agua que sería imposible pasar hasta con una piragua de rodeo. Entonces, en paralelo hay un canal que te lleva a la esclusa:


Nos ha vuelto a tocar pasar esclusas hacia arriba y hemos vuelto a sentir la fuerza del agua y algún susto al no poder sujetar el barco.

Al final de la tarde hemos llegado al pueblo de Nerac. Es un pueblo medieval con castillo, puente, iglesias, etc. y un puerto que dicen es la meca del turismo fluvial de Francia, uno de los más bonitos:


1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola muy buenas desde esta Cantabria tan olvidada por vosotros, jejejeje. Ya no tenemos crisis, Rajoy está trabajando de minero en Asturias y el principe heredero curra de pistero en Andorra ¿cómo ha cambiado la vida, verdad? Pero ahora no tenemos ni República, esto no tiene ni nombre. Os recuerdo que estamos en el 2014, jejejeje. Vaya navegación más tranquila esa de los canales, a esa si me apunto, jejeje.
Saludos y hasta la próxima.
Soraya y Jordi