Visitas al blog:

miércoles, 11 de julio de 2012

¡Qué gusto!, por fin en Murcia

En el fondeo junto a la térmica y la cementera dormimos bien. Resultó que nos quedamos fondeados en la corriente de salida del agua de refrigeración. No creemos que estuviera contaminada porque los pescadores de la playa buscaban precisamente esa corriente. De vez en cuando salía algo de espumilla pero nada más. Todo depende del punto de vista: si en lugar de mirar hacia la térmica mirábamos en sentido contrario veíamos esto:


Es el islote de Carboneras, que está enfrente del pueblo.

Salimos muy temprano para una etapa larga, intentando llegar a Mazarrón. Antes de salir tuvimos que recoser la funda del sable que nos habían reparado en Portimao. Habían dejado el sable nuevo un poco largo y estaba forzando las costuras de los extremos. Además del costurón tuvimos que quitarle 1 cm al sable y ahora ya ha quedado bien. Esto también es la vela.




Por el camino pasamos frente al Hotel Algarrobico, el que denunció Greenpeace por la ilegalidad de construirse en el parque natural del Cabo de Gata y pegado a la costa, y que ya tiene sentencia de derribo. Desde lejos se ve la pintada que hicieron los de Greenpeace:


Más o menos a esta altura divisamos una ballena, pero se sumergió enseguida y no volvimos a verla.

El viento brillaba por su ausencia y el NW pronosticado no se presentó. Ante la perspectiva de 4 horas más a motor decidimos quedarnos en Aguilas, el primer puerto de Murcia. Nuestro amigo Pepe, de Lorca, nos había hablado muy bien de él, y con razón.


Su entrada está enmarcada por dos penínsulas, la de babor con un castillo restaurado. Por suerte a partir de ahora los puertos no dependen de la gestión de la Junta de Andalucía, y ya hemos notado la diferencia. No nos han puesto problemas para abarloarnos a un pesquero. Es lo primero que hicimos, pero hacía tanto calor que nos fuimos a fondear frente a la playa para bañarnos y echar la tabla al agua. Luego fuimos a la gasolinera donde también nos han dado facilidades para bajar a tierra, momento que hemos aprovechado para hacer el blog. Y la guinda del pastel, al enterarse de nuestra aventura en un barco tan pequeño, nos han ofrecido generosamente un sitio gratis en la cabeza del pantalán y el uso de las duchas. Muchas gracias al Club Naútico de Aguilas, esto sí es solidaridad marinera. Además se nota su buena gestión en el fomento de las actividades naúticas porque la bahía está llena de niños en barcos de vela ligera y piraguas.

A la salida de Aguilas a babor hay otro islote que también se llama El Fraile, y desde lejos nos ha parecido verle también en la roca. Mañana pasaremos por ese islote y colgaremos la foto.


En principio mañana dan vientos del NE y nos tocará otra vez ceñir o motor. Nos acercaremos lo más que podamos al Mar Menor, probablemente a Cartagena o alrededores.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacía tanto calor que fuimos a bañarnos a la playa...
Pero el calor existe?
Aquí ya no sabemos lo que es.
Besos desde Santander
Maribel

Anónimo dijo...

Hola Luis, soy Rafa Inopia acabo de ver a Maribel por la calle y me comenta esto, no sabia nada de vuestra travesia, que bueno!!, me voy a poner al dia leyendo todas las entradas y os seguiré desde aqui, buen viento Corto Maltes.

Salvador dijo...

Buenas tardes Alvaro y Alicia. Soy Salva , de Barcelona. Me encantó saludaros en el Port Olímpic. Como una vez me dijo un amigo y os lo repito a vosotros "Sois personas que aún teneis ilusiones", esto en los tiempos que corren es escaso, por eso es más valioso, Veo en vuestro proyecto mucha ilusión, voluntad y trabajo. Os felicito. Sigo pendiente de vuestra ruta. Salva el del BAKUNIN