Visitas al blog:

viernes, 13 de julio de 2012

Definición de "plato".

"Extraño artilugio redondo y plano que los que no navegan intercalan entre la olla y el estómago". He aquí nuestra comida: navegando no usamos platos porque la comida se cae con los bandazos, se enfría antes y hay más que fregar, y ya sabéis que en el barco hay que ahorrar agua.


Hoy salimos de Cartagena un poco tarde, porque aprovechamos la mañana para ir de compras ya que la etapa era corta. A la salida pasamos frente al islote Escombreras, en la foto podéis ver lo que explicamos ayer. Le han “respetado” su carácter de islote dejando una franja de agua de 2-3 metros a su alrededor. Casi da más pena así.


 La navegación ha sido muy buena, con el espí y una corriente a favor de unos 2 nudos que nos ha llevado a cruzar el Cabo de Palos y llegar a la entrada del Mar Menor a primera hora de la tarde. Se entra por un canal estrecho que pasa bajo un puente levadizo. Se abre las horas pares hasta las 22 h. Como llegamos pronto, nos fondeamos para esperar en el antepuerto. Es un recodo en el que se quedó a medio construir un puerto exterior, y han quedado las estructuras de hierro para rellenar y hacer los muelles como un laberinto de paredes de hierro negruzco.


A las 18 horas enfilamos el canal para pasar. Nos tocó ir los primeros de la fila aunque no nos apetecía mucho por la novedad. A la hora exacta pararon el tráfico y abrieron el puente:


La torre que se ve a la izquierda es la de los controladores del tráfico en el canal. Por el camino vino un apresurado con un velero de unos 10 metros adelantando a todo el mundo, generando 3 filas de barcos y dejando un reguero de maldiciones a su paso.  El canal y el Mar Menor están plagados de unas medusas distintas de las que conocemos. Son blancas y bastantes grandes, y nos han dicho que pican.

Mañana recorreremos el interior del Mar Menor (unas 12 x 6 millas) y exploraremos las islas que tiene en su interior. Son 5, pero sólo en 3 hay suficiente profundidad para llegar navegando. Nos van a ser muy útiles los consejos de Gregorio, del ABONICO, que ayer nos rerconoció en Cartagena y nos asesoró sobre las corrientes, horarios, marinas, fondeos, etc, de este mar interior.

Después la siguiente etapa será a la Isla de Tabarca.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola. ¿Qué tal?, pues sí, la verdad es que es una vergüenza lo que le hicieron al islote. Así ya podrán decir "No sabemos de qué os quejáis, si sigue siendo una isla" :P.

En otro orden de cosas, hoy hemos empezado la mudanza llevando algunos libros a la nueva casa :-D. Como hace tanto que no hay nadie por allí, al abrir una cortina creemos que hemos asustado a un buho que debía de haber hecho su nido en las vigas, y luego hemos encontrado una cría en el suelo. Nos ha dado pena que ya no hubiese forma de volverla a subir y nos la hemos traido en una caja de cartón, a la espera de decidir qué hacer con ella. Carol la quiere adoptar como mascota y emblema de la nueva residencia; yo creo que al final intentaremos encontrar de nuevo el nido para dejarla allí escalando o algo...

Bueno, ya veremos. Por el momento le hemos dado de comer masa cruda de albóndigas. Ana se ha enfadado cuando lo ha visto ( :-P ), pero ya se ha encariñado con él. Tiene unos ojos enormes que siempre te están mirando...

Ya te mandaremos fotos.

Un abrazo muy grande. Pasarlo muy bien :D

-- Pablo --

Anónimo dijo...

Pues yo intentaría ir a Cabo de Palos a comer un caldero murciano, en La Tana, que es ( o era ) un monumento gastronómico.

Jorge

Anónimo dijo...

Hola Pablo,
No quiero meterme donde no me llaman, pero por experiencia te diré que el pollito tiene pocas posibilidades de sobrevivir con vosotros salvo que ya vuele (a mí me pasó lo mismo hace años con una curuxa).
Los mejor es intentar devolverlo al nido antes de que su madre lo abandone, y si es complicado, llamad a la Guardia Civil y preguntad por el Seprona, son unos agentes especializados en medio ambiente por lo general muy majos que al ser una especie protegida se encargarán de ella.

Y a los navegantes del Tonic, muchas gracias por compartir vuestra experiencia y permitirnos a todos disfrutar de vuestra travesía.

Buena proa

Juan Carlos