Visitas:

lunes, 30 de julio de 2012

Resuelta la burocracia.

Hoy madrugamos para resolver los aspectos burocráticos del paso por el Canal. Acudimos a las oficinas de VNF (Voies Navigables de France) que es como la Confederación Hidrográfica en España, y nos emitieron La Vignete, que es el pase en este caso de 15 días para presentar en las esclusas:

A pesar de nuestras preocupaciones, no nos dijeron nada del Permiso para Aguas Interiores, imaginamos que es una de esas leyes que no se aplican. La Vignete nos costó 50 €. Además nos regalaron una bandera que más bien parece un espinaker, y a la que hemos encontrado otra utilidad:

Sirve de cortina para para parar el sol, y deja entrar el viento. Al lado he puesto el pabellón francés, que es del mismo tamaño que nuestra bandera de popa, para que veais el despropósito.

A media mañana dejamos el muelle Victor Hugo y nos hemos desplazado dos esclusas más hacia el norte, a un paraje ya en plena naturaleza e igual de cerca del centro de Narbona:


Para llegar hemos pasado por debajo de unas casas en un lugar que se considera muy típico de Narbona. La altura libre es de sólo 3 metros.


Como el agua del Canal está  guarrísima, no vamos a poder usarla para fregar y tendremos que hacerlo siempre dentro. Para mayor comodidad al fregar, hemos extendido la cincha antiescoras de la cocina hasta el fregadero:



domingo, 29 de julio de 2012

La vida práctica.

Hola navegantes. Hoy estamos en Narbona pasando un día de domingo, visitando la ciudad. Os mandamos 2 fotos de cómo es el muelle Victor Hugo:



Como hoy no vamos a contar nada de navegación, aprovechamos para recoger la sugerencia de Kurrin y vamos a explicaros algunas cosas prácticas del día a día.

Comida: navegando hay días que es imposible cocinar, entonces comemos algo de picar y la comida fuerte es la cena. Si se puede cocinar, y dado que en el barco lo prioritario es ahorrar agua, cocinamos con agua de mar.  Se suele recomendar una parte de agua de mar y dos de agua dulce, pero para cocer productos que se van a escurrir, se puede usar sólo agua de mar. Lógicamente luego no hay que echar sal. El agua de mar hay que recogerla en alta mar para que esté limpia. Si vamos a cocinar en puerto, la recogemos durante la travesía. Teníamos pensado usar la olla con el truco de la manta: se calienta hasta que hierve y se apaga,  y a continuación se deja la olla cubierta con una manta. Así el calor dura más y se ahorra gas. Pero ya os comentamos al principio del viaje que la botella de camping gas no daba calor suficiente para hacer subir la olla, y hemos tenido que usarla como cazuela. Todos los guisos son en cazuela. En el barco es peligroso y muy sucio freir.

Fregar:  obviamente se friega con agua de mar. A veces se puede fregar con agua recogida en puerto, si no tiene aspecto sucio. Si te quedas con la duda, al final se aclara un poco con el agua de a bordo.

Higiene: intentamos ir a una marina cada 2-3 días para poder hacer una ducha completa. Los demás días si hace bueno lo más práctico es tirarse al mar, salir a bordo para enjabonarse y volver al mar para aclararse. Si te molesta la sal, con menos de un litro de agua dulce es suficiente para aclarase el cuerpo entero después del segundo remojón. Cuando hace frío para bañarse, es muy práctico lavarse con una esponja: se gasta muy poca agua y te puedes lavar entero.

Lavado de ropa: para quitar sólo el olor a sudor, se arrastra por la popa con un cabo metido por las dos mangas. Si se puede se aclara con un poco de agua dulce, o se saca a cubierta cuando vaya a llover. En los puertos o marinas la lavamos con agua y jabón en un cubo, no acumulando mucho. Con las cosas grandes (sacos, sábanas, etc) se hace una lavadora en alguna marina una vez al mes mas o menos.

Las necesidades menores las hacemos en un orinal que se vacía por la borda en el momento. Así no se guarda a bordo y se evita el asomarse por la borda para hacerlo, fuente de muchos accidentes y hombres al agua. Las mayores se hacen en el WC químico y se vacía a la distancia legal de la costa, durante la travesía. Para vaciarlo en vez de volcarlo llevamos el depósito del WC a remolque a gran distancia del barco, con sus dos bocas destapadas. Esto genera una corriente de agua a alta presión que no sólo lo vacía sino que también lo limpia.

Respecto a la electricidad, el panel solar ha sido suficiente ya que no ha faltado insolación. Por el contrario en Santander muchas veces la batería se descarga. Para consumir menos llevamos la pantalla del plotter y del VHF sin luz. Ha sido suficiente para el plotter, el timón automático, y la VHF. Cuando fondeamos ponemos un farol externo no conectado a la batería.

El frío y el calor no ha quedado remedio que soportarlos. Para evitar el calor cerramos todas las cortinas y  dejamos el barco en corriente de aire. En el fondeo se puede fondear por la popa, así entra todo el chorro de aire por el tambucho de entrada a la cabina. Para el frío, tenemos un lumigas que además de luz calienta la cabina. También traíamos calientamanos de gasolina, que en las etapas de Galicia y Portugal servían para calentar el saco.

Respecto a "lo que nos ha salvado la vida" es una exageración, nunca ha sido para tanto. Aquí lo principal es una previsión meteorológica lo más exacta posible y dar prioridad a la prudencia en toda la planificación del viaje.

Si tieneis alguna duda concreta preguntadla.





sábado, 28 de julio de 2012

Esclusas: 50% fallan.

Hoy nos lo hemos tomado con calma, pero a pesar de eso estamos en Narbona. Hemos salido después de comer dedicando la mañana a algunas chapuzas, como pegar el deslaminado entre el mamparo de la proa y el casco, y cambiar el apoyo de popa del palo como os explicaremos después. Hoy ha entrado por fin el viento del N con toda su fuerza. Estábamos dentro del puerto y temíamos no hacer bien la maniobra de salida. Tened en cuenta que el barco sin el palo se comporta distinto a como estamos acostumbrados, y las reacciones al viento lateral pueden ser atípicas. Al final acertamos en la decisión de adelantar algunas etapas para aprovechar el viento del S. Con este viento del N en alta mar no habríamos podido hacer ruta.

Hemos pasado nuestras dos primeras esclusas sin incidentes por nuestra parte. No así en la parte técnica, pues una de las dos (por ahora el 50%) no funcionaba y tuvimos que llamar al técnico, que tardó una media hora en venir y lo resolvió enseguida.

Esta es la imagen de proa que vamos a llevar en la retina las siguientes 2-3 semanas:

d

Y este uno de los paisajes de los que ya hemos disfrutado, un campo de girasoles a la orilla del canal:


Nos hemos dado cuenta que la mejor forma de pilotar en el canal es de pié, porque se tiene mejor perspectiva de los paisajes y se ve mejor a los barcos que vienen por los recodos.


También nos hemos dado cuenta de que aunque el palo quedó ayer tan bonito, no era práctico. Estaba a una altura muy baja para nosotros y justo en el medio de la bañera, lo que impedía gobernar de pié y dificultaba la entrada en la cabina. Así que le hemos levantado un palmo y desplazado a babor, mediante un cordel y tirafondos, sin tener que cambiar los anclajes de la "X" que ya estaban muy bien afianzados.


Por el camino a Narbona ya hemos visto cómo son los espacios preparados para amarrarse. Son una especie de muretes de madera que suponemos están puestos para evitar la erosión de las orillas, pero a la vez marcan la zona profunda donde se puede amarrar.


Como íbamos bien de tiempo decidimos llegar hasta Narbona. Nos hemos quedado en el muelle Victor Hugo. La maniobra volvió a darnos un susto porque en el canal navegamos con la orza subida y el timón a la mitad para evitar tocar en el fondo. En estas condiciones el barco se comporta completamente distinto que con la orza bajada, y concretamente le afecta más el viento. Casi no conseguimos girarle en el cauce del canal. Finalmente nos amarramos en una zona del muelle donde no llegan el agua y la electricidad, por eso no sabemos si es de pago o no. Donde sí hay puntos de agua y luz cuesta 10 €/noche (el barco de hasta 7 metros).

Mañana y pasado nos quedamos en Narbona hasta que lleguen las chicas. A la lista de temas pendientes hemos añadido, teniendo en cuenta el comentario de nuestro estilista de Santander que no sabemos quién es, buscar una estilista francesa que nos ponga guapos antes de que lleguen.

viernes, 27 de julio de 2012

Pero ¿qué me habéis hecho?


Esta mañana contactamos con el gruista que se encarga de bajar los palos en La Nouvelle. Es una pequeña tienda de acastillage y taller que tiene junto a la orilla una grúa como las pequeñas de Pernía, con la que sostiene el palo mientras nosotros hacemos todo. No debe tener muchos clientes porque nos propuso hacerlo en el momento, pero como los preparativos llevan su tiempo quedamos a las 16 h. Dedicamos la mañana a sacar y doblar las velas,  desarmar toda la jarcia, quitar las conexiones eléctricas de las luces del palo, quitar la botavara, medir el tamaño enroscado de las tuercas de los tensores de los obenques para dejarlos igual cuando los reinstalemos, buscar maderas para hacer el soporte de popa del palo, etc.


Después de comer nos presentamos a la hora prevista y nos dió un plantón de una hora. Se había ido a arreglar un motor y se le debió liar. Cuando se presentó con su ayudante fue visto y no visto. Pasamos una cincha por debajo de las crucetas, desarmamos los estayes y los obenques, se alza un poco con la grua y se lleva la base del palo a proa o a popa según prefieras. Hemos visto opiniones a favor de ambas opciones. Nos hemos decidido por llevar a proa la base del palo. En las esclusas la proa se controla peor (tiene que ir un tripulante a proa a través de una cubierta abarrotada) mientras que en popa estamos los demás y es más fácil apartar los obstáculos o alejarse de las paredes con el bichero. Como la base del palo es más resistente mientras que la perilla es más fina y lleva la luz y la veleta, optamos por llevar la base a proa.

Aquí veis la tarea terminada.


La tarifa iba a ser de 78 € por media hora, pero como lo hicimos en 10 minutos nos lo dejaron en 60 €. Por suerte al desarmar el palo no ha habido ninguna sorpresa de deterioro o desgaste de material, cosa no infrecuente cuando se quita el palo en un barco tan viejo.

El resto de la tarde lo hemos dedicado a limpiar el bardal en que se había convertido el Corto Maltés.

Antes de cenar dimos un paseo por La Nouvelle. Es un pueblo muy pequeño y en cuanto te das dos paseos le conoces entero. Hoy había mucha animación por una fiesta de los pescadores en la que se repartían sardinada o mejillones a la plancha, y actuaba un grupo de "mayoretes" (de "mayor" porque su edad media superaba los 50).

Mañana iniciarermos la ruta por el canal para llegar a Narbona, donde hemos quedado con las chicas. Cruzaremos nuestras dos primeras esclusas. Va a ser toda una experiencia porque nadie nos ha sabido decir cómo se abren y vamos a improvisar. Si hacemos algo mal a lo mejor os enteráis por el periódico.

Por cierto, la Marina en  La Nouvelle cuesta 9 €/noche.

jueves, 26 de julio de 2012

Marineros de agua dulce.

Esta mañana amanecimos en La Selva en este paisaje idílico:

 Nos las prometíamos muy felices con el pronóstico de viento del S que os comentamos ayer. Pero antes de salir de la bahía de La Selva ya teníamos un viento de N y las olas se empezaban a formar, y al salir ya íbamos dando pantocazos. Tan mal lo vimos que pensamos quedarnos en un puerto itermedio, a unas 15 millas. Pero a media mañana fue bajando de intensidad, y aunque era siempre de proa (del N) la ola fué a menos y se podía avanzar a motor con ayuda de la mayor. En ningún momento sopló del S. Así que decidimos mantener nuestro plan original de llegar hoy a La Nouvelle. De hecho, ya habíamos puesto el pabellón de cortesía francés en el obenque:

 Después de un día sin dejar de oir el motor salvo por pequeñas pausas, llegamos a La Nouvelle, la entrada más cercana al Canal de Midi. Aquí nos despedimos del Mediterráneo, y durante 2-3 semanas seremos marineros de agua dulce y no tendremos que consultar el Windfinder a diario, ni padecer y comentar sus errores. Aquí veis los espigones de La Nouvelle desde dentro, y al fondo el Mar Mediterráneo del que nos despedimos:
  













Mucha gente considera que ha dado la "vuelta a España" al llegar aquí. Nosotros vamos a seguir para darla de verdad.

Al llegar hemos amarrado en la marina de Las Nouvelle y hemos hablado con un navegante local que ha hecho dos veces el Canal de Midi y nos ha dado algunos consejos. Nos ha confirmado que hay que sacar la "viñeta" que es un permiso para navegar y amarrar en los canales, que se puede amarrar libremente en cualquier orilla salvo en las pocas zonas en que está prohibido (están señaladas por carteles), y que el tránsito entre los dos mares puede llevar entre 2 y 3 semanas, yendo sin prisa. La mayoría de las esclusas cierran hacia las 6 de la tarde, y en unas pocas hay que pedir pase con antelación para reservar una hora de paso (sólo en las más concurridas).

Mañana casi seguro que bajamos el palo, y os enseñaremos el barco con su nuevo aspecto. A continuación "navegaremos" hacia Narbona, donde llegan las chicas el martes de madrugada. Y allí dedicaremos el tiempo a redistribuir los espacios del barco (buscar sitio para los sacos de velas y ordenar toda la jarcia), intentar conseguir una bici, y algunos bricolajes pendientes.

miércoles, 25 de julio de 2012

Estamos en La Selva.

Hola chicos y chicas. Esta mañana salimos de Blanes decididos a llegar por lo menos a L´Estartit, el puerto que hay enfrente de las Islas Medas, que nos apetecía conocer. La Costa Brava es muy bonita, con muchas calas debajo de acantilados, pocas urbanizaciones y el agua muy limpia. Pasamos entre las Islas Hormigas y la costa, un paso algo delicado. Es curioso esto de repetir los nombres de las islas. En España vimos otras Islas Hormigas (con una más grande llamada Hormigón) frente al Mar Menor, y también vimos otras en Italia cerca de Palmarola. Y otros nombres también se repiten, como Conejera, Ratonera, Cabrera, etc. Aquí veis las Hormigas de Cataluña, que tienen hasta una bandera catalana que podéis ver a la derecha del faro:

A esta altura ya llevábamos un viento de popa (del Sur) que nos estaba permitiendo hacer una media extraordinaria (más de 5-6 nudos y picos de hasta más de 9 con las olas).  Llegamos a las Islas Medas antes de comer, pero en estas islas sólo está permitido fondear en su cara Sur, la que hoy recibía todo el viento y la ola. El fondeo allí iba a ser incomodísimo y hasta peligroso (de hecho no había ningún barco fondeado).



Ante esta perspectiva y la buena marcha que llevábamos, decidimos intentar pasar hoy el Cabo de Creus, etapa que habríamos hecho mañana. La urgencia se debía a que en este cabo suele haber un viento del NW (Tramontana) que habitualmente llega a fuerza 6 ó más. Con nuestro barco no podríamos pasarle en esas condiciones y nos tendríamos que haber quedado esperando el cambio de viento en algún puerto de refugio durante días (en verano 2-4 días, en invierno a veces más de un mes). Hemos preferido no tentar a la suerte y no desaprovechar esta oportunidad tan buena, a costa de dejar de disfrutar de las calas de la Costa Brava, que quedan pendientes para otro viaje. Así que seguimos hacia el Cabo de Creus, con muchos cambios de velas pero mayoritariamente el espí y la mayor en orejas de burro y a una velocidad extraordinaria y además hoy con poca ola.

Aquí os enseñamos el famoso cabo,



Y aquí las dos islas que le flanquean, la Masa de Oro



Y la Encalladora:



A pesar de su nefasto nombre y de que las guías no recomiendan navegar por el paso estrecho que queda entre Encalladora y la tierra firme, los barcos locales pasan todos por allí, a veces parece un desfile.

Finalmente al doblar el Cabo quedamos a sotavento y se acabó el viento y la ola, quedando encalmados y teniendo que hacer las últimas 5-6 millas a motor. Hemos llegado al Puerto de la Selva, así llamado, lógicamente, porque antiguamente era una selva. Ahora es un pueblo precioso en la ladera de una montaña y al fondo de una hermosa bahía:



Al final nos hemos hecho más de 50 millas pero estamos contentos de la decisión tomada. Hemos dado prioridad a la seguridad sobre el turismo, y aunque vamos a llegar a Francia un poco antes de lo previsto, no nos hemos arriesgado a dejarnos atrapar por la tramontana. Mañana el pronóstico es de seguir el viento del S, esperamos llegar a La Nouvelle, la entrada al Canal de Midi, y dedicaremos los días adelantados a bajar el palo, buscar una bici de segunda mano, resolver los papeleos del Canal, y sobre todo descansar.




martes, 24 de julio de 2012

Entramos en la Costa Brava.

Hola navegantes. Ayer se nos lió la tarde y no nos dió tiempo a hacer el blog, así que hoy os contaremos dos días.

Ayer salimos de Vilanova con pronóstico de vientos del E, pero no pensábamos que tanto. Justo esa etapa era dirección E y nos pasamos todo el día ciñendo y dando bordos y pantocazos. Además en la desembocadura del río Llobregat (en el cabo que teníamos que doblar antes de arrumbar al N para Barcelona) se está ampliando el puerto comercial de Barcelona con un espigón en dirección Este de varios Km, que no figuraba en la cartografía y fué una sorpresa desagradable porque tardamos varias horas en doblarle.


Para más INRI al doblarle, cuando ya nos las prometíamos felices pensando que al apuntar al N el viento por fin nos iba a entrar por el través, se paró el viento y quedó la ola, con lo que tuvimos que seguir a motor hasta el Puerto Olímpico.

















Aquí tomamos plaza en un pantalán para conocer la villa olímpica y para despedir a Alicia que se volvía a casa hoy martes. La marina costó 18 € y cobran por las medidas del barco. No incluye la electricidad, que se paga aparte.  Nos llamó la atención la existencia de gente que vive permanentemente en el barco. Al parecer en las marinas de Barcelona es relativamente frecuente.

Hoy martes, después de acompañar a Alicia a la estación de Sants, salimos un poco tarde con dirección a Blanes. Se preveían vientos del S que se han cumplido y nos ha venido extraordinario. Todo lo contrario que ayer. Hoy hemos ido a toda caña con el espí y la mayor, y al acabar el día con el espí y el Génova en orejas de burro, alcanzando picos de más de 7 nudos. Hemos llegado a Blanes a media tarde, y nos hemos quedado en un muelle nuevo a medio terminar, con la pared con un  entrante en forma de T a la altura de los candeleros y sin escaleras, por lo que ha habido que poner las defensas muy altas y hay que hacer malabarismos para salir.


En Blanes empieza la Costa Brava. Se llama así precisamente por los vientos fuertes y la costa muy recortada, que da origen a caletas preciosas. A ver si podemos disfrutar de alguna y enseñároslas en los próximos días.

Hoy como curiosidad os vamos a enseñar lo que vemos a veces en el mar, que parece una isla flotante. Desde lejos ves en el horizonte una isla con su faro y todo, pero que se mueve. Al acercarte o mirar con los prismáticos ves que se trata de un portacontenedores gigante, que coge una forma de isla.


En Blanes hemos conocido a Ildefonso, que tiene su barco en el Puerto Olímpico y nos ha aconsejado sobre lugares donde fondear y puertos recomendables, y algunos trucos para pasar el cabo de Creus si nos toca tramontana.

Mañana intentaremos llegar a Palamós o L´Estartit, y pasado mañana quizás lleguemos a Francia. El pronóstico es de vientos del S, por lo que somos optimistas de poder conseguirlo, y librarnos de la tramontana. ¡UFF!.


lunes, 23 de julio de 2012

Más cerca de la meta.

Ayer salimos de Cambrils con intención de llegar en poco tiempo a Vilanova, por el pronóstico de vientos del S que nos llevarían directos. Salimos con viento fuerte y en empopada con un rizo en la mayor. Pero a media mañana fué cayendo el viento y tuvimos que hacer media jornada apoyados por el motor. Y acabó el día con viento del NE, nuevamente ciñendo. Llegamos a Vilanova a las 18 h. Teníamos interés en recalar en Vilanova para supervisar nuestro otro yate que podéis ver al fondo:

Aparte de la bromita, Vilanova tiene una marina especial para yates de más de 25 metros, la Marina Far.  Nosotros fuimos a la normal, ya que no damos esa medida por poco (nos faltan sólo 18 metros):


La marina está normal, en teoría tiene wifi en los pantalanes pero no se entra bien al servidor, tiene una minipiscina que se paga aparte,  y el precio ha subido (21 € por 6 metros).

Cerca de nuestro atraque está amarrada esta nueva joya del pantalán:


Eso sí, es muy ecologista porque su casco da cobijo a toda la fauna del puerto:


Hemos descubieto que con tantos pantocazos que hemos dado en este viaje se ha deslaminado la unión de un mamparo de proa (la zona que recibe más golpes de las olas) con el casco. No tiene gravedad porque el casco está íntegro, pero lo resolveremos en cuanto podamos para que no vaya a más.



Mañana nos abandona Ali, ¡SNIFF!. A ver si puede volver en una de las últimas etapas. Esta noche recalaremos en Barcelona, desde donde cogerá el tren para Madrid. Y ya sólo nos quedan 91 millas para la entrada al Canal de Midi, es decir, para lo que clásicamente se consideraría una "vuelta a España".

sábado, 21 de julio de 2012

Pasamos el delta del Ebro.

Hoy, después de una noche descansadísima, salimos como estaba previsto temprano para una etapa larga, salvando el delta del Ebro. Se cumplió el pronóstico a rajatabla, por la mañana fuimos ciñendo con  ayuda del motor hasta más o menos el faro de Tortosa.   Todo el camino llama la atención la lejanía de las montañas. De repente te aparece en el horizonte lo que parece ser una boya cardinal o similar, como las que señalan los parques de pescado. Al acercarte ves que tiene franjas horizontales, y finalmente resulta ser un faro que aparentemente está en mitad del mar. Sólo después de darte cuenta de ésto, aparecen las casas bajas del delta del Ebro.

Más curioso es el faro de Tortosa, este sí que está en mitad del mar. Tiene un sector rojo que apunta a tierra, y que cubre un ángulo donde si te has metido prácticamente ya estás condenado.

 
A partir de Tortosa saltó el viento que esperábamos del S y seguimos sólo a vela a una buena marcha (5-6 nudos), tan buena que nos dio pena desaprovecharla y decidimos alargar un poco la etapa y llegar a Cambrils (51 millas). Llegamos a eso de las 20 h y nos hemos quedado abarloados a un pesquero:


O sea que superamos el último escollo sin problemas, pero dando un rodeo espectacular. No penséis que los viajes navegando permiten mucho turismo gastronómico (lo decimos por lo del arroz). Hemos pasado a muchísimos kilómetros del restaurante más cercano, seguridad obliga. Además seguimos sin pescar nada, a pesar de arrastrar la cacea todo el día intentando aprovechar la suerte del novato (por Alicia).

Creemos que ya están superados todos los problemas de este viaje, salvo quizás algún golpe de mistral en el golfo de León.

Cambrils está animadísimo, la calle llena de gente, las terrazas a tope, anuncios de conciertos, concurso de castillos de arena:

Mañana haremos una etapa corta para descansar de la de hoy (casi 12 horas).

Y para terminar algunos barcos para la colección. Este evidentemente no se fía:


Y a este pídele que te dé una vuelta en el barco:


Bueno, ¡hasta mañana!, y acordaos de que la barra gris que hay debajo de nuestra entrada es para que vosotros hagáis comentarios. Los agradecemos de verdad.



viernes, 20 de julio de 2012

¿El último reto?

Hola navegantes. Hoy salimos de Castellón a media mañana para aprovechar el pronóstico de vientos del S a partir del mediodía. Se cumplió pero de fuerza muy floja, lo que nos ha obligado a utilizar el motor como complermento de las velas todo el día. En una etapa de 40 millas hemos venido a Vinarós, el puerto adecuado para afrontar el delta del Ebro.

Alicia sigue con sus aficiones intelectuales:


Pero creemos que ya la hemos amarinado DEL TODO:

Vosotros ¿qué opináis?.

Como hacía tanto calor y llegábamos pronto a puerto hemos hecho dos paradas en el camino. Una para bañarnos en mitad del mar, y otra ya cerca del puerto para hacer paipo-esquí. Aquí veis el estilo de Alicia:


Y aquí a Luis tratando de imitarla:


Nos hemos quedado en el puerto de Vinarós abarloados a un pesquero.


Mañana abordamos una etapa difícil, el delta del Ebro. No sé si sabéis que se adentra 12 millas en el mar (casi 24 Km), que crece unos 10 metros al año, que está rodeado de bajos fondos que cambian constantemente, que algunas de las señales marinas (faros, etc) se han quedado varios Km tierra adentro, mientras que otras señales terrestres han quedado en mitad el mar debido a erosión y movimientos de tierras generados por el río. La guía Imray dice literalmente: "El litoral del delta es la parte más peligrosa de toda esta franja costera [...] desde el punto de vista de la navegación, es un lugar que se debe evitar". Pero claro, ¿cómo lo vamos a evitar?. No obstante el pronóstico de vientos es muy adecuado, del N por la mañana (llegaremos al faro de Tortosa ciñendo) y del S-SE por la tarde, para acabar de pasar el delta de popa o por la aleta.




Sigue la normalidad.

Hola navegantes. Ayer después de dormir en la Marina de Valencia, pasamos a visitar el nuevo puerto de la Copa América de hace unos años. La primera sorpresa fué descubrir un muelle prácticamdente vacío, peor que en Andalucía. No sabemos si es por falta de demanda de plazas o porque las reservan para acontecimientos deportivos:


Por otra parte, le han cambiado el nombre y ya no se llama Marina Copa América. ¿Adivináis cómo se llama ahora?

Dimos una paseo hasta Valencia por los muelles, y vimos que hay un equipo de vela paraolímpica, con éstos barcos adaptados que también empiezan a verse en Santander.


 Ibamos a buscar un enchufe aéreo para el fueraborda pero después de recorrer las dos tiendas más cercanas no lo encontramos.

A continuación hicimos la etapa de Valencia a Castellón (41 millas) con vientos fuertes pero portantes que nos permitieron una buena media y mucho tiempo a más de 6 nudos. A cambio no se pudo usar el timón automático que con este viento se sale de rumbo. Llegamos a media tarde buscando una plataforma petrolífera que según la guía está frente a Castellón. Al fin al no era una plataforma sino un muelle de carga y descarga en mitad del mar ( a 1 milla de tierra) donde se amarran los barcos para cargar y descargar combustible:



La verdad es que hace rarísimo ver este muelle suelto en mitad del mar.

Hoy intentaremos llegar a Vinaros, justo antes del delta del Ebro, del que os contaremos mañana su peligrosidad.