Visitas al blog:

sábado, 28 de abril de 2012

EL NUEVO MOTOR, INSTALADO.

Ha habido que ajustar un poco la madera donde apoya para tener mejor acceso a todos los mandos, pero el resultado es bueno. Ahora saldremos más tranquilos. Es un motor Selva, una marca italiana, de cuatro tiempos pero de un solo cilindro, lo que ahorra peso (sólo 27 Kg). Como comparación, los de Honda o Yamaha de la misma potencia pesan alrededor de 45 Kg. ¿Os imagináis coger una bolsa de plástico con la hélice y tener que sacar un motor de 45 Kg de ese pozo, y más en un momento de oleaje o con el barco escorado?. En la práctica esos motores dejan de tener las ventajas de un fueraborda porque no hay quien los maneje.
Alvaro.


3 comentarios:

corto_maltes dijo...

Postdata. Al probar el motor hemos comprobado una ventaja adicional: como el escape se efectúa a través del eje de la hélice, los humos salen despedidos hacia la estela del barco y no refluyen hacia arriba por el pozo del motor. De golpe se nos ha solucionado el problema de mala combustión típico del fueraborda en un pozo, originado por la entrada al carburador del aire mezclado con los gases del escape. ¡Qué suerte!.

moderador dijo...

El pozo permite bascular al motor, o tiene que sumergido permanentemente?

Un saludo y mucha suerte en el viaje!

Anónimo dijo...

El motor siempre va sumergido. Tiene el inconveniente de que hay que dar patente a la hélice, se pierde 1/4 de nudo y los ánodos duran poco. Pero tiene la gran ventaja que con fuerte marejada no te deja tirado como los que van colgados en un soporte y se salen del agua en cuanto empieza el oleaje.