Visitas al blog:

miércoles, 28 de marzo de 2012

LOS LIBRACOS.

¿Os imagináis que para circular por la carretera fuera obligatorio llevar mapas de todas las carreteras por las que circulas y de todas las ciudades en las que podrías llegar a entrar en tu recorrido?. Por motivos de seguridad, en el mar es así. Los de la foto son sólo la mitad de los  libracos que tendremos que llevar a bordo.

Esta es una página del "Derrotero", que incluye mucho texto explicando las rutas y los peligros, e imágenes a plumilla de la costa para ayudarte a identificarla desde el mar. Se actualiza periódicamente.


Los "Derroteros" son libros antiguos y penosos de leer. Por suerte ya han traducido al castellano las guías Imray, que incluyen la misma información pero con esquemas de los puertos y fotos aéreas, mucho más fáciles y cómodas de usar. Se ve a la vez el esquema del puerto y su foto aérea:

En cada puerto que entremos haremos anotaciones de detalles que nos interesaron (si tiene grifo para coger agua o duchas, alguna cafetería con wifi, si la gente es amable, si presenta alguna dificultad a la llegada, si el agua está muy sucia, etc.), e intentaremos deciros el sitio exacto donde amarramos cada noche y algunas anécdotas de ese día.
Alvaro.

1 comentario:

Charo dijo...

Pero es que en el mar no hay señales... ¡y es más difícil parar a alguien para preguntarle el camino!
Charo.